Mi tiempo en Madrid y Nueva York: Una bioética sin fronteras


 


El Juramento Hipocrático nos pide instruir a los hijos de nuestros maestros. Como ocasional discípulo de Diego Gracia, el padre de la bioética española contemporánea, nunca pensé que tendría la oportunidad de formar en la bioética norteamericana a un hijo de España. Los últimos dos años, sin embargo, he sido el anfitrión de Diego Real de Asúa en el programa de especialización en ética clínica en el Weill Cornell Medical College. Como mentor, he cumplido en parte con el mandato hipocrático, e intentado pagar mi propia deuda educacional con Diego Gracia...